Cómo elegir una clínica para operar mis ojos.


Además del miedo a la operación, la elección de dónde y con quién operarme genera inquietud y al final, se decide según la opinión del conocido que le fue bien en una determinada clínica.

Este sistema de elección es inadecuado, porque en cualquier clínica la mayoría de los tratamientos van bien.

Las diferencias existen y son muy importantes:

  • En esos casos en los que surge un problema y sólo el muy experto los soluciona sobre la marcha.
  • En matices como es el ver por la noche en determinados casos, sobre todo de muchas dioptrías.

 

Para elegir bien, se deberían tener en cuenta algunos criterios fundamentales:

  • Experiencia del cirujano y del equipo.
  • Tecnología utilizada (corte con cuchilla o con láser fentosegundo).
  • Calidad de visión que voy a lograr.
  • Reconocimiento en el ámbito científico internacional.
  • Permisos oficiales de la Consejería.
  • Información de la probabilidad de efectos secundarios.
  • Entrega del consentimiento informado oficial.
  • El lado comercial de la clínica.

 

Experiencia del cirujano y del equipo.


doctores


La experiencia del cirujano, obviamente, es muy importante por varias razones:

Si te operas en una clínica que dispone todas las opciones posibles, el hecho de decidir cual es la más adecuada para tu caso a veces es fácil pero en muchos casos, diferentes profesionales en cirugía refractiva establecen indicaciones diferentes, que generan diferentes resultados para toda la vida. En muchas ocasiones, sólo cirujanos con gran experiencia tienen muy claro cual es la mejor opción.

Obviamente, las maniobras quirúrgicas las realiza, con más perfección, un cirujano muy experto. Estas maniobras condicionan el resultado.

Si se produjese algún problema durante la intervención, es donde más importancia adquiere estar en manos muy expertas, que lo resuelvan todo sobre la marcha.

Durante el postoperatorio también hay que tomar decisiones que a veces son complejas pero obvias, en cambio, para un cirujano muy experto.

No confundas cirujano experto con alguien dogmático, que parece poseído de sabiduría infinita. El muy experto toma mejores decisiones, sí, pero siempre evalúa el caso con atención, piensa y luego te explica lo que más te conviene y por qué, comentándote también las ventajas y los inconvenientes.

El equipo es tan importante como el cirujano
. Cada intervención conlleva muchos detalles, programación…. de lo que se encarga el equipo. Un buen cirujano, sin un buen equipo, lo tiene muy difícil pero obviamente, junto a un buen cirujano, siempre se va a formar un equipo de similar categoría.

Tecnología utilizada. (sin cuchilla)


Para realizar la corrección visual tipo LASIK, la más frecuente, es necesario levantar una capa de la córnea para aplicar el láser excimer debajo de esta capa. Esta maniobra se realiza, en la mayor parte de clínicas, con un dispositivo mecánico de precisión que corta con una cuchilla.

Hace ya 4 años es posible sustituir la cuchilla por un segundo láser de fentosegundos (INTRALASE), que aporta más precisión y seguridad.

 

Calidad de visión que voy a lograr.

 

Actualmente, todos los láseres eliminan dioptrías con eficacia (unos mejor que otros) pero NO TENER DIOPTRÍAS NO SIGNIFICA VER NÍTIDO. Un porcentaje importante de operados manifiestan ver algo borroso y peor en la oscuridad. Esto se debe hablar con el médico ¿cómo voy a ver por la noche? Enseguida notarás si estás hablando con alguien que, de verdad, domina el tema o no.

Lo ideal es que no te sometas a un tratamiento estándar de forma que, además de las dioptríaste traten la asfericidad que necesites para que tu visión, después de operado, sea lo más nítida posible. Esta opción la ofrecen pocos centros. Otra consideración importante, aunque más difícil de valorar por un paciente, es la tecnología con la que van a hacer esto.

En ocasiones, si tienes una cornea irregular, pueden plantearte un tratamiento especial guiado por topografía que además, regularice tu cornea.

Si eres joven y necesitas una lente alojada dentro de tu ojo, la opción es la tipo ICL. Hay otras más sencillas de implantar pero se ven desde fuera, la visión es algo inferior y tu ojo requiere más controles a largo plazo.

En operaciones de cataratas, si eres exigente, lo que actualmente proporciona mejor calidad de visión son, sin duda, las lentes intraoculares acomodativas.

 

Reconocimiento en el ámbito científico internacional.

 

Esto es sencillo de valorar: accediendo a cualquier base de datos científica, puedes ver la producción científica de los profesionales. "Pubmed" es la biblioteca pública americana gratuita que más se utiliza, con diferencia.

De todas formas, la producción científica es algo que pocas clínicas tienen y siempre lo muestran con orgullo en su web.

No confundas las publicaciones o participaciones en congresos nacionales con las publicaciones en las revistas científicas internacionales con alto índice de impacto. En España, en oftalmología, una sola publicación en revista internacional con alto índice de impacto es considerada, en el mundo científico, con más valor que cientos de participaciones en congresos nacionales.

Los premios en foros científicos, evidentemente, son otro signo importante de que la actividad realizada en la clínica tiene gran calidad.

 

Permisos oficiales de Sanidad.

 

Es otro de los datos que puedes pedir y te pueden ayudar a valorar un centro, aunque hoy es difícil imaginar que alguien realice intervenciones sin tener todos los permisos.

 

Información de la probabilidad de efectos secundarios.

 

El médico debe informarte de todos los posibles problemas de una intervención: infección, reintervención, borrosidad y visión nocturna, evolución a largo plazo y en operaciones intraoculares, alteraciones en la retina.

Según el caso, la probabilidad de padecerlos varía pero debes saberlo y desconfía de quien no te detalle estos raros pero posibles problemas y la probabilidad, en tu caso, de padecerlos.

Entrega del Consentimiento Informado Oficial.

 

Hoy todas las clínicas lo van a entregar pero un detalle importante y además, exigido por ley, es que no te lo entreguen el día de la operación, debes tenerlo en tu casa unos días, para que puedas analizarlo tranquilamente y tener tiempo para consultar lo que dudes.

 

El lado comercial de la Clínica.

 

Actualmente, cualquier clínica bien dotada de tecnología tiene que hacer un mínimo de tratamientos para cubrir gastos y esto exige una gestión, información a pacientes y marketing.

Lo que no se debe aceptar es tener que soportar una presión, por parte de la clínica, para que te operes sí o sí. Esto es algo que parece que se está produciendo en muchos centros, más parecidos a empresas que a clínicas con objetivos no de salud, sino económicos. Esto se palpa en muchos detalles y es algo de lo que debes desconfiar.